Haga una pasta con 30 gramos de jabón blanco rallado, 30 gramos de almidón y 15 gramos de sal fina, a la que añadirá el jugo de un limón Aplique esta pasta en la mancha y déjela actuar durante al menos una hora.